El Libro de las cosas perdidas es peculiar, perverso y humano, con un final increíblemente lírico.


   —The Irish Times